miércoles, 2 de octubre de 2013

"No dejaria nunca de ser educadora social porque..."

 porque..."

A través del contacto diario con personas que presentan dificultades sociales tales como desajustes vitales, problemas de adaptación al entorno escolar y adolescentes en situación de conflicto social grave, todos ellos factores que hemos catalogado como debilitadores, he aprendido a comunicarme con los demás de una forma distinta, altamente gratificante, siendo capaz de mirarme a mi misma a través de los ojos de otros y ponerme en su lugar.

De ellos, he adquirido, la habilidad de ser más resistente, con la cual me siento más competente a la hora responder a las demandas del contexto en el que he decidió desarrollar mi actividad profesional, lo que implica ser más competente a la hora de manejar el estrés y persistente en el empeño de presentar menos dificultades para experimentar procesos de resiliencia. He aprendido a confiar más en el esfuerzo y a valorar el apoyo social para ser más creativa a la hora de buscar y encontrar estrategias de afrontamiento cuando los obstáculos parecen insalvables.
No dejaría nunca de ser educador /a social porque he aprendido lo que es la empatía y puedo expresar mayor satisfacción en el trabajo y trabajar más y mejor en equipo.
Os dejo una de las muchas definiciones de empatía, con la que sin duda estaréis de  acuerdo. Distintos autores coinciden en señalar que el término engloba tres destrezas fundamentales comúnmente aceptadas, éstas comprenden, la capacidad para compartir los sentimientos de otras personas, la capacidad cognitiva para intuir lo que éstas están sintiendo y por último, sabemos que la empatía aparte de presentar una orientación altruista y prosocial, implica fundamentalmente acudir compasivamente hacia el socorro de otros.  (Decety y Jackson, 2004).
Y ahora os preguntaréis a qué viene esta reflexión. Pues bien, a lo largo del tiempo también he descubierto que la principal función de mi trabajo es la de compartir y contagiar estados emocionales positivos, ya que no podemos ni debemos olvidar, que estados emocionales negativos entorpecen gravemente el desarrollo de la autoestima, que correlaciona con una pobre percepción del bienestar subjetivo y de la vivencia de competencia y seguridad lesionando las capacidades de atención y por tanto afectando a la memoria, dimensión básica del aprendizaje. Seguir aprendiendo es el proyecto del que no quiero apearme, por el momento.
Magdalena Gelabert / Educadora Social


12 comentarios:

zulema dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo!!!!! Un saludo enorme desde valencia!!!!!

GREEN TEAM dijo...

Hola! Somos un grupo de alumnos de 1º de Educación Social de Murcia. Esta entrada me ha hecho recordar porqué elegí estudiar esta carrera y lo que sentí al finalizar el ciclo superior de integración. Como futura Educadora Social, este post me ha animado a pensar que estoy en el sitio correcto.

Vamos a hacer una reseña como uno de los blogs relacionados que hemos encontrado esta semana.
Nosotros también seguimos aprendiendo y un poquito más gracias a ti. Un saludo!!!

Anónimo dijo...

Me parece fantástica la reflexión que haces del trabajo del Educador Social.Cuando inicié los estudios de esta carrera, no sabía muy bien a lo que me enfrentaba, ahora sí se que es de las mejore decisiones que he podido tomar en mi vida, poder conocer los diferentes ámbitos en los que no podemos desarrollar y trabajar, ayudar al montón de colectivos sin los cuales no estaríamos aquí, y como bien dices desarrollar la capacidad de empatía es una de las capacidades necesarias para poder ser Educador Social, gracias por tu aportación a este mundo tan maravilloso en el que hemos decidido entrar

Alexandra dijo...

Quería futura compañera de profesión, tus palabras son una inspiración para todos aquellos como yo que nos estamos formando para ser profesionales en este duro campo social en el que no hay garantías de logros a gran escala sino de ir paso a paso a una meta. Particularmente contra mas indago en la carrera mas me doy cuenta de su importancia e influencia que puede causar en las personas. Eso es lo que me motiva, ayudar de alguna manera y sobretodo en tiempos de crisis a todas estas personas vulnerables a tener lo que merecen una vida digna. Un saludo

Ana Del Alamo Corsino dijo...

Personalmente, a mí lo que más me atrae de la futura profesión de educadora social, es contribuir a desarrolar en las personas, habilidades intelectuales y morales,que por ellas mismas no pueden desarrollaralas. Por ejemplo, un niño se tiene que ir adapatando a muchos condicionamientos sociales y yo, como educadora social creo que tengo un papel muy importante en ese proceso.

Ana Del Alamo Corsino dijo...

Personalmente,lo que más me atrae de mi futura profesión de educadora social, es contribuir al desarrollo de las habilidades intelectuales y morales de las personas que no pueden alcanzarlas por sí mismas. Por ejemplo un niño se tiene que ir adptando a los condicionamientos sociales y yo como educadora social, creo que puedo tener un papel importante en ese proceso.

Olalla dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todos, ademas me gustaría añadir que es una profesión que cada día hace más fata, y da gusto poder leer este tipo de cosas, que te animan a seguir haciendo lo que te gusta, y si como es mi caso, todavía eres estudiante, te hacen recordar porque elegiste esta carrera con una sonrisa de oreja a oreja.
Un saludo.

Maria dijo...

Hola curso Educación Social en Málaga y estoy realizando un trabajo de 2º sobre un blog referente a la educación social y encontré el tuyo por casualidad, después de leer muchos y llegar a este, pienso que no puedo enfocar mejor mi trabajo que con tu blog! Gracias por describir la grandiosa experiencia que se vive siendo lo que queremos llegar a ser.

Manuel Crespo Navarro dijo...

Muy de acuerdo contigo!!! La empatía debe ser un valor intrínseco en los educadores!!

Manuel Crespo Navarro dijo...

Muy de acuerdo contigo!!! La empatía debe ser un valor intrínseco en los educadores que trabajen con estas personas

Magdalena Gelabert Horrach dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magdalena Gelabert Horrach dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, es un placer recibir vuestros comentarios.
Estoy a vuestra disposición para lo que necesitéis. Recordad compartir vuestros conocimientos, de esta forma nos haremos más grandes.